Conviviendo con mis “Dramas”

Rechazo

Es realmente tímido, callado y ensimismado. La vida ha hecho que tenga vergüenza a ser juzgado, razón por la cual ha preferido mantenerse relegado y un ego sobrevalorado prefiere seguir mostrando.
 
Muchas veces observa y contempla a los demás, y en sus deseos de aceptación y aprobación, pierde su verdadero Yo.
 
No hay lógica ni razón que le permita entender que no es afuera donde debe ver, sino que hay un trabajo de introspección por hacer.
 
Sin embargo, un día se cansa y se da cuenta que no hay expectativas que cumplir deba, y que mientras encuentre la congruencia con su propia esencia, una vida plena y feliz es lo que le espera. 
 
Las máscaras se quita y la vulnerabilidad muestra, sintiendo sólo alivio y ligereza.
 
Aún el “No” aceptar le cuesta, pero cada vez es menos el malestar que le genera. Ahora sólo acepta lo que le sucede, a pesar de la desazón y el sin sabor que todavía siente. 



¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Hola soy Karina.
Soy licenciada en Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú y estoy certificada como Experta en Psicología Positiva. Si tienes alguna consulta no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Déjame un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter para recibir contenido y consejos de interés completamente gratis

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.