Conviviendo con mis “Dramas”

Incómoda comodidad

Costumbres arraigadas… comodidad a la que nos aferramos férreamente.

Formas de actuar, de hacer y de relacionarnos que marcan rutas que hemos aprendido a seguir. Rutas que transitamos en automático.

Ya no observamos, no contemplamos. Somos ciegos a los cambios en nuestro propio camino.

De pronto tanta familiaridad empieza a tener matices de incomodidad.

Incongruencias que surgen… Las «debemos disipar», finalmente eso es «lo correcto».

Lo familiar empieza  a dañar…

Reinventarnos, transformar hábitos y formas de relacionarnos que por conocidos, no dejan de ser nocivos.

Entonces, si no te reconocen, sonríe de felicidad, porque su mirada ya no te determinará nunca más.
 
Has abierto un nuevo camino y aunque esté lleno de piedras y dificultades, es tu propio camino.

Sonríe… Te estás encontrando.

¿Te gusta este artículo?

Author picture

Hola soy Karina.
Soy licenciada en Psicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú y estoy certificada como Experta en Psicología Positiva. Si tienes alguna consulta no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Déjame un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la Newsletter para recibir contenido y consejos de interés completamente gratis